HIMNO DE VIAJE

Tal es el nivel de impacto que tiene la música en la vida, que una canción que ha sido LA canción de un determinado momento, ha terminado bloqueada y vetada durante muchos años para evitar despertar esos sentimientos que despierta y que nos recuerdan esos instantes del pasado.


Hay canciones que me remiten a un momento exacto. Que al escucharlas me llevan a caminar por Eliodoro Yáñez rumbo a la radio. O por Puerto Madero rumbo a la universidad.


Y desde hace unos meses he estado pensando en mi canción himno. Aquella que engloba, de algún modo, esta gran aventura, pero que tenga un espíritu playero. Dos requisitos fundamentales para este soundtrack.


He pensado en varias. Una de ellas es Kokomo, que me parece que cae de cajón porque no existe canción más playera; sin embargo, carece de esa emotividad necesaria para convertirse en un himno. Es decir, llorando en el terminal diciendo adiós mientras suena Kokomo de fondo... ehhhmmmm not.


También pensé en Mr Brightside de The Killers porque su melodía me genera la impresión de viaje. De armar maletas. Sobre todo por ese comienzo tan revelador. Pero es una canción que no tiene nada que ver. Y no podemos pasar por alto la letra, por mucho que la melodía sea perfecta.


El otro día mientras escuchaba radio de noche (uno de mis pasatiempos en esta dura época de insomnio viajero) sonó Pure Shores de All Saints, una de mis canciones favoritas de la vida. Abrí los ojos grandes. Y lo supe: mi himno viajero está aquí.


I'm moving. I'm coming. La Playa. No puede ser mejor. Sí, es mi elegida.



 

 

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.