#ARUBITA, EL ORIGEN

Y bueno... Me fuime a Aruba. Éste fue un viaje que nació muy repentinamente, pero que había sido deseado con una fuerza arrolladora (que es la que me hace pensar que en realidad de repentino no tuvo nada). Si tan sólo el universo nos contara sus planes con algo de anticipación...


Acá les comparto el origen del viaje. En futuros post hablaré de otras cosas y en la Guioteca publicaré datos prácticos.


La cosa es que el año pasado yo fui a un evento de prensa de una empresa de turismo en el que se habló de viajes, obviamente, y me empezó a nacer una obsesión por viajar. A cualquier parte. Siempre he querido viajar y siempre lo he disfrutado mucho cuando lo he hecho, pero esta vez era distinto.


De verdad que me dio una weá ultra potente que me decía: TIENES QUE VIAJAR MÁS, MIERDA. Entonces para el año nuevo, yo salí a dar una vuelta a la manzana con mi mochila de maquillaje (porque mis maletas fueron robadas hace unos años). Lo hice como una cábala y con plena seguridad de que se haría realidad.


Luego, la noche del 1 de enero escribí algunas de mis resoluciones. La más importante: VIAJAR. Pero luego pensé que si bien viajar a cualquier parte es genial, necesitaba ser más específica. VIAJAR AL CARIBE. Y listo. Pero como quería que esto fuera más que una wishlist, resolví ahorrar entre el 10% y el 20% de mis distintos sueldos y pagos varios que recibo por mis múltiples pegas de vida freelance.


Mi intención era viajar el 2015 con los ahorros de todo este año. Pero bueno, quiso el destino que en enero saliera esta promoción de LAN que incluía varias rutas. Y quiso el destino que justo me pagaran mi sueldo estable antes de que venciera. Y después de pensarlo ardua y concienzudamente durante 17 minutos, decidí que Aruba sería mi destino. Por supuesto que apoyándome en esta decisión tan importante estuvo mi mamita que me dijo voh dale, pero con sus palabras dulces y hermosas.


Y yo le di po. Compré mis pasajes, lo cual provocó que me quedara casi sin plata (pero lo valió) y comencé a planear la aventura.


El proceso de compra del pasaje fue muy rápido y fue sometido a muy pocas evaluaciones mentales. Pero eso se debe a que la decisión de viajar al Caribe estaba tomada ya. Y todas las fuerzas estaban concentradas para que sucediera. No es que tuviera un impulso. No. Esto es un plan maestro más grande. Y yo sólo me dejo llevar a donde me lleve.


Crédito de foto: Laura Palacios

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.